23/10/2014

Página de Jim Humble, el descubridor del MMS, verdadero regalo para la humanidad. El MMS se usa para curar numerosas enfermedades, en general, aquellas que están producidas por virus, bacterias, hongos y parásitos. Entre ellas la malaria, el cáncer, la hepatitis etc. y muchas otras dolencias a las que los pacientes han respondido mejorando, como artritis, fibromialgia etc.

Prohibida su venta en algunos países como España, en otros es posible comprarlo sin problemas y además puedes hacértelo en tu casa. Con mucho cuidado de seguir correctamente los protocolos.

 

http://jimhumble.org/

08/04/2014

La PLATA COLOIDAL, un antibiótico de amplio espectro que se usaba en las antiguas farmacias y que fue retirado en 2007 del mercado por la administración, parece ser una buena solución para afrontar el ébola, además de ser útil para muchas otras dolencias, como los parásitos o las bacterias como la famosa cándida y otras. Su uso tópico es también muy interesante. La Plata coloidal puede ser producida de modo casero. La doctora Lima E. Laibow lo explica claramente:

 

http://quitarvelo.wordpress.com/2014/08/24/plata-coloidal-inhibe-ebola-plata-coloidal-cura-ebola/

20/04/2014

LA ENFERMEDAD QUE MÁS MATA: LA IGNORANCIA

9 de diciembre de 2013 a la(s) 3:18

LA ENFERMEDAD QUE MÁS MATA: LA IGNORANCIA

Mario J Rodríguez Bernier

Medicina Celular

Cel: 300 8323913 saludprohibida@gmail.com

 

Hay una mentira que ronda el mundo de la medicina sobre la existencia de unas llamadas enfermedades las cuales deben ser combatidas con fármacos. La mentira es que no existen las enfermedades NI HAY UN SOLO FARMACO QUE CUERE NI UNA SOLA ENFERMEDAD. Y ¿Por qué la afirmación?  Porque es un muy bien conocido, desde hace tiempo, por el mundo medico en general que existen los enfermos, no las enfermedades. Y lo peor es de que desde esa visión errada, se han creado unos PROTOCOLOS DE ACTUACION que cada médico o profesional de la medicina debe seguir y que en la mayoría de los casos es impulsado por las FARMACEUTICAS. Para el médico, ese panorama es muy cómodo. No tiene que pensar  por sí mismo. Deja que otros piensen por él.  Además sino funciona se puede escudar en el hecho de que ha seguido lo que el conocimiento medico actual postula como lo más adecuado. Aunque el paciente al termina muriéndose el ha hecho lo que debía.   Hoy para los médicos es obligatorio seguir protocolos y si no lo hicieran no sabrían que hacer. Los médicos hoy no tratan enfermos sino que afrontan enfermedades con medicinas o fármacos exclusivamente paliativos, con excepción de los antibióticos. Los MEDICOS HOY EN DIA NO CURAN NADA   Ni una simple  gripa. Nada. La gran mayoría de los fármacos o medicinas son paliativos que tratan los síntomas pero no la causa de la patología. En la mayoría de los casos sus interacciones y sus potenciales efectos secundarios son ocultados. No sería exagerado afirmar que los médicos provocan más muertes que vidas. De hecho hay estudios estadísticos que demuestran que cuando los médicos  han estado en huelga el número de fallecimientos en los hospitales ha disminuido.

 

Pero no me mal interprete mi critica está dirigida a los MEDICOS QUE TRATAN ENFERMEDADES CON FARMACOS SIGUIENDO PROTOCOLOS IMPUESTOS. Es decir lo que hoy se hace en la mayoría de las clínicas y hospitales hoy en día.   

 

El paradigma en que se han formado los médicos de curar las patologías con protocolos preestablecidos viene de las facultades de medicina actuales auspiciadas a su vez por las grandes farmacéuticas, lo que hace muy complicado que los enfermos sean tratados con la óptica correcta la cual debería ser tratar las causas y origen de la enfermedad. Curar de verdad. Y no simplemente seguir tratando las patologías con sus protocolos que no funcionan y que donde aparentemente lo hacen son en las patologías leves donde los enfermos sanan, pero ha sido su propio organismo el que ha resuelto el problema.

 

 Las universidades manejan un cumulo de intereses que hoy está al servicio de la gran industria farmacéutica. Toda la estructura está podrida y corrompida. Los médicos no conocen ni siquiera la etiología, es decir, la causa de las llamadas enfermedades. De prácticamente ninguna. Se limitan a hablar de "factores de riesgo", de sustancias o circunstancias "relacionadas"...Lo que pasa es que han aprendido a ocultar su ignorancia con las estadísticas. Para que la gente lo entienda: se elige a un grupo de obesos que tenga problemas  cardiovasculares y se les hace un análisis de sangre para valorar cómo tienen los niveles de colesterol o triglicéridos. Como es obvio, todos los tendrán altos. Y a continuación se escribe un informe donde el investigador podrá decir que hay una "clara relación" entre los niveles de colesterol y triglicéridos con la obesidad y los problemas cardiovasculares. Se insinúa así que se trata de "factores de riesgo" y se propone que quienes los tengan altos deberían tomar anticolesterolemiantes (fármacos para bajar el nivel de colesterol) e hipolemiantes (fármacos para bajar el nivel de grasa en sangre). Lo que no mencionan son sus tremendos efectos secundarios. Ni que se puede conseguir lo mismo sin riesgo alguno con productos naturales y de forma más rápida. Ni que en realidad el que exista "relación" implique que una cosa es causa de otra. Y, por supuesto, ni se menciona que muchas de las personas que sufren accidentes cardiovasculares están delgadas y no tienen en absoluto niveles altos de colesterol o triglicéridos.

 

La mayoría de los médicos no se forman ya que muchos de sus conocimientos procede de aquello que le enseñaron en la facultad y lo que han recibido de las multinacionales farmacéuticas muchos se conforman con solo leer revistas científicas o publicidad de ensayos de los nuevos prospectos de fármacos que los laboratorios investigan, ignorando así todo lo demás. Es decir, ignoran el 90% del conocimiento actual sobre salud. Y por eso sus fracasos son tan constantes.

 

Ellos no miran el problema desde una perspectiva multidisciplinar  analizando todos los aspectos de la patología y no solo el síntoma. Tratar los síntomas solo atenúa la patología mientras esta sigue prosperando.

 

Es por eso el titulo de este articulo, usted tiene que saber estas cosas.  Hay que elevar el nivel de conciencia de la gente. Darle información. Ayudarla a ser libre. Evidentemente romper esquemas tiene muchas dificultades. Se choca con muchas convicciones arraigadas, con muchos dogmas establecidos, con muchos intereses. La salud es hoy, ante todo, un próspero negocio. Evidentemente los hospitales, clínicas o centros de salud necesitan ser correctamente administrados para que no sean deficitarios pero es que cada vez se crean más porque son lucrativos, porque dan dinero. No hay ideales en ello. Las residencias geriátricas, por ejemplo, no se construyen porque haya una necesidad social sino porque dan mucho dinero. Especialmente merced a las ayudas y subvenciones oficiales. Los nuevos fármacos no se investigan porque exista detrás la intención real de ayudar a quienes sufren sino porque proporcionan muchos beneficios. Por eso la industria farmacéutica no busca medicamentos para las enfermedades "raras": no son rentables. Y lo único que buscan los accionistas e inversores en bolsa es rentabilidad. En las juntas de accionistas de los grandes laboratorios no se plantean aspectos humanos y éticos: sólo se habla de réditos, de beneficios, de  nuevas inversiones para obtener más ganancias. Allí no se habla de salud, se habla de enfermedad. En las agencias del medicamento y en los ministerios de Sanidad de todo el mundo pasa otro tanto. Están infiltrados por la mafia que controla el actual sistema sanitario. Como lo están los colegios médicos y farmacéuticos. Porque introducir unos cuantos peones en los órganos de decisión es factible, controlar a todos los médicos uno a uno, no. Y otro tanto ocurre con la clase periodística y política. Los grandes laboratorios alquilan con mucha facilidad la conciencia de los periodistas. Con la misma estrategia con la que sobornan a los médicos. Y no hablemos ya de lo sencillo que es comprar la complicidad o, cuando menos, el silencio de los grandes medios de comunicación social. Casi ningún empresario se arriesga a perder las campañas de publicidad de las empresas detrás de las cuales está la industria farmacéutica. Que hoy por hoy son la mayoría. Muchos de los que manejan el gobierno y el tema de la sanidad han sido ejecutivos de las grandes multinacionales farmacéuticas. Los han puesto ellas allí. Como los tienen en los gabinetes jurídicos de los ministerios de Sanidad, en la Policía, EN EL SENADO. Están en todas partes. Y lo singular es que no son muchos pero son muy poderosos. Prácticamente imbatibles.

 

Salvo que la gente empiece a entender que está siendo vilmente engañada, que su salud depende de él y no del médico, los fármacos o el sistema sanitario. Que lo único que necesita normalmente para estar sano o curarse cuando enferma es información no adulterada ni manipulada. Usted debe saber  que en los últimos años se han descubierto fármacos muy eficaces capaces de acabar por completo con algunas enfermedades que no se comercializan porque no lo permiten los grandes laboratorios ya que las farmacéuticas no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero. Añadiendo que esas investigaciones son desviadas hacia el descubrimiento de medicinas que no curen del todo a fin de cronificar la enfermedad.Mire, las farmacias están cada vez más repletas de medicamentos peligrosos capaces de provocar gravísimos efectos secundarios incluida la muerte- que sólo sirven para paliar los síntomas de las llamadas enfermedades. Por eso se dice que son paliativos y sintomáticos. Es decir, si uno tiene fiebre la industria farmacéutica le ofrece un antipirético. Con lo que mucha gente ha terminado olvidando que la fiebre no es una enfermedad sino un mecanismo curativo del cuerpo. El organismo produce hipertermia aumento de temperatura- porque eso provoca una notable activación de todos los mecanismos sanadores del organismo. Cada grado de fiebre duplica la velocidad de curación del cuerpo. Por consiguiente, bajar la fiebre es un sinsentido. Salvo si ésta llega los 40º ya que entonces sí conviene no dejar que suba por si acaso. Y eso se consigue con un simple paño mojado en agua fría o introduciéndose en una bañera tibia que luego puede rellenarse poco a poco con agua más fresca. Y si lo que uno tiene es una inflamación se le ofrece un antiinflamatorio. Cuando también la inflamación tiene efecto curativo. Salvo que ésta pueda afectar a alguna función orgánica y entonces hay que actuar preventivamente. Solo que, como en el caso de la fiebre, hay formas naturales de hacerlo sin necesidad de fármacos iatrogénicos. Y obviamente si lo que uno tiene es dolor se le ofrecen analgésicos o antiálgicos. Olvidando que el dolor es el mecanismo del cuerpo para avisarnos de que algo va mal. Con lo que tomar un analgésico por norma cuando aparece el dolor en lugar de averiguar antes qué lo produce se ha convertido en otro hábito tan frecuente como estúpido. Personas a las que luego se les manifiesta una enfermedad grave y lo achacan al infortunio en lugar de a su inconsciencia. Y ya metidos en ese desenfreno de consumir pastillas para todo ingerimos ansiolíticos cuando estamos nerviosos, somníferos si la preocupación no nos deja dormir, antidepresivos si estamos tristes o descorazonados, antiácidos, bicarbonatos, sales de frutas o carminativos si hemos comido de forma inadecuada, pastillas de fibra si no ingerimos verdura y fruta... En suma, en lugar de ser conscientes de que algo no marcha bien en nuestras vidas y afrontarlo preferimos tomar pastillas para paliar los síntomas que nos provoca la situación que hemos creado nosotros mismos. Y nos engañamos una y otra vez ingiriendo productos no sólo innecesarios sino además peligrosos

 

Un reciente estudio indica que la 3ª parte de las consultas urgentes se deben ya a problemas generados por fármacos. Y a pesar de tan desolador panorama los gastos del Estado en Sanidad suben sin parar año tras año de forma desbocada. ¿Por qué?  Pues porque la industria farmacéutica controla el Ministerio de Sanidad de la mayoría de los países. Es más, buena parte de los médicos del sistema sanitario llevan siendo gratificados por no decir sobornadospor algunas multinacionales farmacéuticas desde hace años para que receten sus productos. Los recientes escándalos que han llevado a los tribunales a los responsables de algunas conocidas empresas y a muchos médicos están en la mente de todos. Y no se trata de casos aislados sino de una práctica muy extendida que no se quiere investigar.

 

Y para completar el círculo los ensayos clínicos que se efectúan para aprobar los fármacos son deficientes y fácilmente manipulables. Lo aseguró no hace mucho la prestigiosa revista The Lancet. Ello explica la retirada del mercado en los últimos meses de numerosos medicamentos que llevaban años vendiéndose. Unos porque no sirven en realidad para las enfermedades para las que se prescribían, otros porque los efectos negativos son mucho mayores de los reconocidos y las empresa fabricantes, sabiéndolo, lo habían ocultado. ¿Para qué seguir? La situación del sistema sanitario es lamentable. Y la corrupción se ha extendido a todos los ámbitos. Corrupción contrastada que nadie quiere destapar. Hay implicada demasiada gente de altos vuelos y escasa ética y conciencia.

 

 

Todo el mundo piensa que los ministerios de Sanidad de todos los países se ocupan preferentemente de salvaguardar la salud de los ciudadanos. Y nada más alejado de la realidad. Los ministerios de Sanidad de todo el mundo están al servicio del poder y, por ende, de las grandes industrias. Que la mayor parte de la gente no sea consciente de ello es otra cosa. Pero es que vivimos en una sociedad donde en general la población vive con ideas, creencias y opiniones prestadas en lugar de propias.

 

 

Fuller Torry, director ejecutivo de la Fundación Stanley para Programas de Investigación con sede en Bethesda, Maryland (EEUU), declaró hace unos años en The Guardian: El actual sistema sanitario se aproxima a algo que podríamos denominar prostitución profesional de alto nivel. Podemos afirmar que no falla parte del sistema.  ¡Falla todo el sistema! Y la FDA está en realidad al servicio de la industria farmacéutica aunque pretenda hacerse creer lo contrario. Claro que para entender cómo funciona el sistema es preciso saber que el organismo encargado de determinar los criterios de los estudios básicos, toxicológicos, animales y clínicos para el desarrollo de nuevos fármacos es la llamada International Conference on Harmonization (ICH) y que la misma fue fundada por la Federación Internacional de Asociaciones de Fabricantes de Medicamentos (IFPMA). Es decir, por la patronal farmacéutica que es la que ostenta el poder de la Conferencia a través de su Secretariado. En suma, ellos mismos elaboran las reglas por las que se rigen... y se autocontrolan. Y sus normas tienen como fin último asegurarse de que el pastel se lo reparten sólo ellos. Por supuesto, ejerciendo un poder absoluto sobre el sector. ¿Cómo? Pues controlando la investigación y la publicación de los resultados, controlando las instituciones reguladoras y controlando a los médicos y a los funcionarios. Todo en nombre de la Ciencia aunque lo que realmente se busca es asegurar el negocio. Así que hay cientos de asociaciones de enfermos a las que se ha convencido de que no hay solución más allá de los fármacos, de que todo lo que se pueda decir distinto a esa verdad establecida por ellos no es"científico".

 

 

Por otro lado la industria farmacéutica ha hecho una guerra publicitaria alegando que no hay estudios científicos que avalen la eficacia terapéutica de los productos dietéticos, fitoterapéuticos, ortomoleculares (vitaminas, minerales, enzimas, etc.) u homeopáticos. Y mienten una vez más.  Hay miles de estudios científicos publicados en centenares de revistas sobre sus propiedades. Otra cosa es que no los lean. Lo que sí puede ocurrir, y ocurre, es que la mayor parte no aparecen en las "revistas independientes de prestigio" que, en realidad, controlan ellos.  Porque, a fin de cuentas, todas ellas viven de la publicidad de la gran industria. La mayoría de las llamadas medicinas alternativas están fundamentadas científicamente. Y sus tratamientos funcionan. Lo que no puede decirse, en cambio, de la pomposamente autodenominada Medicina Científica, es decir, de la Medicina alopática, ortodoxa, convencional o farmacológica.

 

Pero, ¿por qué hay tanta gente enferma hoy día? Sencillamente, porque hemos contaminado todo. El aire, el agua, las plantas, los alimentos... Hace dos años la comisaria de Medio Ambiente de la Unión Europea, Margot Wallstrom, reconoció públicamente que en el mundo se emplean alrededor de 30.000 sustancias químicas insuficientemente evaluadas. Y hace cinco un equipo de científicos del Mount Sinai School of Medicine(EEUU) decidió analizar qué sustancias tóxicas hay ya en la gente, buscó voluntarios, eligió a nueve que no habían estado sometidos a riesgos especiales y encontró en ellos un total 167 sustancias químicas diferentes no naturales; 76 cancerígenas, 94 tóxicas para el sistema nervioso y el cerebro, 79 capaces de provocar defectos de nacimiento o desarrollo deficiente, 86 que interfieren con el sistema hormonal, 77 tóxicas para el sistema reproductor y 77 para el sistema inmune. Algunas de las sustancias tenían varios efectos. La respuesta a la mayoría de las enfermedades está ahí.

 

Claro que hoy también estamos altamente contaminados por las radiaciones electromagnéticas con las que somos bombardeados a diario. Y por los fármacos. Y por los numerosísimos aditivos que se utilizan masivamente en las comidas preparadas: conservantes, antioxidantes, colorantes, aromatizantes, saborizantes, emulsionantes, espesantes, gelificantes y edulcorantes. Y enfermamos por culpa de los alimentos transgénicos. Y a causa de los alimentos refinados. Y de la cocción a altas temperaturas. Y por la falta de nutrientes a causa de las explotaciones masivas y no dejar las tierras en barbecho. Las frutas y verduras de hoy carecen de las mismas propiedades que hace sólo treinta años y está demostrado que la carencia de algunas sustancias son causa de muchas de las llamadas enfermedades. Así, la carencia de vitamina C produce el escorbuto, la de tiamina el beriberi, la de niacina la pelagra, la de cobalamina la anemia perniciosa... ¡Para qué seguir! Y luego hay médicos indocumentados que dicen que tomar suplementos ortomoleculares y dietéticos no sirve para afrontar las enfermedades. ¿Que no se conoce el origen o etiología de la mayoría de las enfermedades? ¡Anda ya! Lo que pasa es que si se reconoce que son las mencionadas los fármacos dejan de tender sentido. Y, por cierto, alguien podrá decir que también enfermamos al infectarnos por virus, bacterias, hongos, esporas, etc. Y es verdad. De hecho los fármacos para los problemas infecciosos son los únicos que realmente han sido eficaces. Pero ¡ojo!, los microbios sólo son peligrosos si el terreno es el adecuado. En un organismo con el sistema inmune alto los microbios no pueden hacer nada. Son eliminados sin problema. Lo afirmó Claude Bernard y Luis Pasteur terminaría dándole poco antes de morir la razón. Sólo queda por mencionar que también los problemas psicoemocionales enferman.

Para terminar,  no podemos seguir dejando que se juegue impunemente con la vida de las personas y encima hacerlo en nombre de la Ciencia y de la Medicina alegando hipócritamente que es por nuestro bien. Que dejen de velar por nosotros quienes de forma tan soberbia se arrogan derechos que no tienen alegando conocimientos de los que en realidad carecen. El derecho a elegir tratamiento y profesional es exclusivo de los ciudadanos. Cuando la salud y la vida de alguien está en juego es él quien debe decidir libremente cómo afrontar su dolencia. Sin imposiciones por parte de quienes, de forma intolerable, pretenden arrogarse tal privilegio desde el Ministerio de Sanidad y Consumo y sus organismos subordinados así como desde los colegios médicos. Los profesionales de la salud y más los médicos porque en su día hicieron el juramento hipocrático- están para orientar y aconsejar al enfermo, no para imponerle sus convicciones, criterios y creencias. Y quien no acepte que eso sea así que se dedique a otra cosa. Basta de prepotencia injustificada. Porque el cáncer y la práctica totalidad de las llamadas enfermedades- no es más que un rentable negocio para algunas multinacionales a las que la vida de las personas les importa en general un comino. El simple hecho de que algunas aleguen que sus cócteles anti-VIH son eficaces en Sida y dejen morir cada año a millones de personas porque no están dispuestas a darles gratuitamente o a precio de coste el producto que según aseveran puede salvarles la vida lo demuestra más allá de toda duda. Las grandes multinacionales farmacéuticas sólo tienen como norte el dinero. No hay sentimiento humanitario ni altruismo en nada de lo que hacen. Ya va siendo hora de que se diga y se sepa.

 

BIOGRAFIA:

 

1.www.dsalud.com

2.www.macondos.es.tl

20/04/2014

ARTÍCULO SOBRE EL MMS, el controvertido Dióxido de Cloro utilizado como remedio para innumerables enfermedades y defendido por muchos.

 

http://lahoradedespertar.wordpress.com/2012/05/12/el-mms-la-historia-de-un-remedio-universal-que-ha-sido-prohibido-antes-de-ser-conocido-publicamente/

08/04/2014

La plata coloidal (y el oro coloidal) son muy apreciados por sus efectos antibióticos fulminantes y sin efectos adversos sobre el sistema orgánico. en España se comercializaban hace algunos años, pero los prohibieron (cómo no). No así en otros países. Hoy día puedes comprar un aparatito para hacértelo tú mismo. Es muy simple. El artículo presenta la forma de hacértelo tú mismo, en tu casa.

 

 

http://contraperiodismomatrix.com/plata-coloidal-haztela-tu-mismo-y-mata-los-germenes-y-tumores/

13/02/2014

El controvertido tema de las vacunas ocupa el espacio de esta página web. Como veréis, escrita por profesionales ofrece amplias explicaciones sobre el tema:

http://www.librevacunacion.com.ar/

05/02/2014

Esta página es independiente de cualquier asociación, partido, secta, corriente religiosa u organismo. La editora de la página NO siempre está de acuerdo o refrenda el contenido de los  post, artículos o comentarios en ella publicados.

En el botón "Donar" puedes realizar tanto el ingreso de tu donación por el servicio de consulta personal de Coaching Espiritual como una donación a la página. Gracias a tus donaciones podemos continuar ayudando a las personas y trabajando para crear en esta página herramientas para tu desarrollo personal.

Los artículos creados por la administradora de la página llevan la pequeña foto de la tejedora.

Agradecemos que cualquier información sacada de esta página, especialmente los artículos, citen su procedencia.

otras webs amigas:

Kalanchoes medicinales, plantas curativas contra el cáncer, tumores, cicatrizantes etc.

 

 

http://www.dolcarevolucio.cat/es/las-plantas/kalanchoe-kalanchoe-daigremontiana-kalanchoe-gastonis-y-kalanchoe-pinnata/las-kalanchoe-medicinales

 

Si estás interesado en obtener kalanchoes, déjame un mensaje en Contacto. O busca en TIENDA.

Estancia de Sanación/

Retiros individuales

 

Sanadora, Maestra de Reiki y profesora de Yoga/Pilates, ofrece estancia en casa de campo con SANACIÓN-YOGA para una persona. Habitación individual, wifi, pequeña piscina, jardín, cerca de Aranjuez/Chinchón, zona tranquila. Incluyendo alojamiento, comida (si se desea) o derecho a cocina y sesiones de SANACIÓN, enseñanza de YOGA y Crecimiento interior, o PILATES, Quiromasaje, según necesidades. Tratamiento personalizado. Experiencia. Alimentación vegetariana. 300 €/una semana. Con comida: (10€/día). Dos semanas: 500€. Un mes 800€. También retiros. Más información en tfno: España.

Si estás interesad@ mándanos un mensaje en la página de CONTACTO y nos pondremos al habla contigo.

CLASES DE PILATES Y DE YOGA. GRUPOS Y PARTICULARES. ZONA MADRID SUR

 

Más información en la página CONTACTO

Servicios de Sanación, clases de Meditación, Yoga, Reiki...

 

www.wix.com/tierraycieloaranjuez/sanadorescuanticos